El socialista Carlos Gómez pone el bastón de mando de Baiona «a disposición dos veciños»

"Viva Baiona! Vivan as baionesas e os baioneses!"El socialista Carlos Gómez Prado fue proclamado alcalde con el apoyo de BNG y Nós y con esta eufórica frase cerró su discurso de investidura en un salón de plenos abarrotado. Decenas de vecinos contagiados del mismo entusiasmo por el cambio político en el Concello tras quince años de gobierno del PP invadieron la sala y hubo que abrir las puertas de la contigua para dar cabida al numeroso público, que ocupó también buena parte de los pasillos de la primera planta del consistorio.

Gómez juró y prometió a la vez el cargo de regidor y no pudo contener las lágrimas al agradecer los apoyos de sus padres, de su esposa y familiares. Tuvo un recuerdo especial para Adolfo Valverde Quintas, el concejal electo de Ciudadanos que falleció de forma repentina a los 46 años la pasada semana a pocos metros de su casa en Sabarís. "Botámolo de menos hoxe aquí", afirmó. Tras agradecer el apoyo a sus socios, el flamante regidor tendió la mano a la oposición, del PP y Cs, y la invitó a "construir unha Baiona mellor todos xuntos". A los vecinos, les dijo estar "a su disposición" e insistió en que "desde hoxe, as portas do Concello están abertas", además de comprometerse a conseguir "que os baioneses se sintan orgullosos de pertencer a esta vila".

Al cambio de color en el gobierno, se suma una importante renovación general en el salón de plenos. Salvo los portavoces del tripartito PSOE-Nós-BNG, el exalcalde popular Ángel Rodal y tres miembros de su grupo que ya fueron concejales en anteriores mandatos, los ediles que ayer accedieron a sus sillones en el salón de plenos se estrenan en la actividad pública. Diez en total.

Diez son también los concejales que integran el nuevo gobierno a tres bandas y que votaron a favor de la investidura de Gómez en una sesión en la que, inútilmente, se postularon también para el cargo el anterior regidor, el popular Ángel Rodal, y la concejala de Cs, Rosa Piñeiro.

Fue el último alcalde socialista de Baiona -en 2003 y 2004-, Carlos de la Peña, quien dio el relevo al ahora regidor del mismo partido al entregarle el bastón de mando como presidente de la mesa de edad, por ser el veterano de los 17 ediles. Tras una década alejado de la política y del PSOE, De la Peña ha regresado con un partido independiente para quedarse como socio de gobierno. Ayer saboreó por unos minutos la sensación de sentarse en el sillón del alcalde y dirigir el pleno. Se desconoce todavía si volverá a ocupar el mismo puesto como primer teniente de alcalde cuando se ausente Gómez o cómo se distribuirán cada una de las áreas. Los tres socios de la coalición rechazaron dar a conocer el reparto de áreas hasta que se lo comuniquen a la plantilla municipal mañana lunes.

n Fuente: Faro De Vigo