Oia inmortaliza con una réplica su barco rupestre de 4.000 años único en Europa

El mayor tesoro prehistórico de Oia, el conjunto de petroglifos de Auga dos Cebros, corre riesgo de desaparecer y urge salvarlo. Es el único de Europa que contiene tres grabados de barcos mediterráneos rodeados de ciervos que demuestran la existencia de relaciones comerciales de los primeros pobladores de la zona con el sur del continente hace 4.000 años y su ubicación, en plena cuenca del río Vilar y rodeado de árboles del monte de Pedornes, lo dejan a merced de riadas e incendios forestales, que ya le han causado importantes daños en el pasado y podrían seguir haciéndolo en los próximos años. Una réplica exacta de la principal embarcación del yacimiento evitará que las generaciones futuras olviden esta preciada huella de sus milenarios ancestros. Alumnos y profesores de la Escola Superior de Conservación e Restauración de Bens Culturais de Galicia se encargarán de realizar el molde y la copia gracias a un proyecto promovido por la comunidad de montes de la zona en colaboración con la asociación cultural Costa dos Castros y el Concello de Oia.

Los trabajos arrancarán hoy mismo, si las condiciones meteorológicas lo permiten, con una limpieza de los terrenos de O Viveiro, donde se ubica el yacimiento, y se prolongarán a lo largo de la próxima semana. Están abiertos a la participación de la comunidad local, por lo que un reducido grupo de vecinos ayudará en las labores de retirada de maleza y de materiales depositados por arrastres del agua del río.

Visita guiada explicativa

No solo habrá tiempo para despejar el entorno del conjunto, sino también para conocer a fondo cómo se elaborará la copia. Los profesores que dirigen la iniciativa relatarán el proceso a los vecinos que lo deseen durante una visita guiada convocada este martes, día 25, a las 18.00.

El primer paso es "deixar a pedra libre de liques e musgos para facer o molde", explica el jefe de estudios de la Escola de Conservación e Restauración, Álvaro Arizaga, que participa en el proyecto que coordina el profesor Fernando Carrera y en el que participa también el docente especializado en escultura José Antonio Carrera.

El proyecto es "un traballo de campo moi educativo para os alumnos" que, junto con sus maestros, ofrecen su mano de obra gratuita, de manera que los costes se abaratan para los comuneros, el colectivo cultural y el Concello, que se harán cargo de la logística y los materiales.

Accesible para todos

La réplica quedará expuesta en algún lugar público por decidir del municipio. Todo apunta a que será en la oficina de turismo, para que cualquier vecino y visitante tenga la oportunidad de verla, aunque todavía no está confirmado, señalan los impulsores de la iniciativa.

La copia permitirá multiplicar la divulgación del conjunto arqueológico. El complicado acceso a Auga dos Cebros impide que las personas con movilidad reducida e incluso los niños más pequeños se acerquen a contemplarlo. El proyecto incluye además un trabajo amplio de documentación del que se encarga el arqueólogo Javier Costas Goberna, que dará a conocer los secretos de los grabados.

n Fuente: Faro De Vigo