20.000 personas acudieron a las hogueras de Panxón

Las más de 20.000 personas que acudieron ayer Playa América y Panxón para disfrutar de la noche más corta del año demostraron que las hogueras de San Juan y el cuidado con el medio ambiente por fin son compatibles. Gracias a la iniciativa llevada cabo por el Concello y en la que participaron más de 30 voluntarios, “#porunsanxoansenlixo”, tan sólo fueron necesarias dos horas para devolver a la normalidad al principal arenal del municipio dando por concluidas  las labores de limpieza a las 9 horas con un equipo de trabajadores compuesto por 35 operarios, una niveladora, dos tractores con agua, tres excavadoras y dos camiones. Aunque también es cierto que la playa acabó completamente agujereada producto de los fortines improvisados por los asistentes para hacer hogueras y protegerse de las mareas vivas, lo que dilató los trabajos hasta última hora de la mañana. Fuentes municipales afirmaron que este hecho es una asignatura pendiente por la que centrarán las campañas de concienciación en las próximas ediciones. Así pues de las 20 toneladas aproximadas de basura generadas, el 90% de las mismas fueron depositadas en los contenedores a pie de playa por los propios asistentes. El alcalde Juan González, por su parte, calificó de éxito la iniciativa llevada a cabo  destacando “la buena actitud de los jóvenes en la playa”.
nPese a que las previsiones meteorológicas no auguraban las mejores condiciones para celebrar la noche de San Juan, un cambio de última hora en el parte salvó de la lluvia a los asistentes, lo que les permitió pasar la velada con normalidad y en donde tan solo fue necesario trasladar a una persona al centro hospitalario Álvaro Cunqueiro con un corte en la cabeza además de 20 intoxicaciones etílicas, todas ellas atendidas en los dos hospitales de campaña instalados por el Concello en las pistas deportivas de Gaifar. Así pues la madrugada del 24 junio se desarrolló prácticamente sin altercados y en donde no fue necesaria la intervención de la Guardia Civil para desalojar el arenal cuando llegaron los servicios de limpieza, que comenzaron a trabajar en torno a las 7 horas. Cabe destacar que la afluencia de público fue un poco menor en comparación con pasadas ediciones que coincidieron en viernes o sábado registrando el mayor volumen de personas en torno a media noche, momento en el que se encendieron las hogueras, y poco a poco el público se fue dispersando por la zona aunque muchos de ellos acabaron concentrados en la desembocadura del río Muíños hasta altas horas de la madrugada. Como en años anteriores poco más tarde de las 22 horas se establecieron los dispositivos de seguridad por parte de la Policía Local y Guardia Civil que blindaron los principales accesos con múltiples controles de alcohol y drogas.

nn

Basura y limpieza exprés

nn Fuente: Atlántico