Piden 5 años de cárcel para un nigranés por asaltar 4 veces la rectoral y la iglesia de San Pedro

Un joven vecino de Nigrán de 21 años será juzgado próximamente como presunto autor de hasta cuatro asaltos a la casa rectoral y a la iglesia de San Pedro de A Ramallosa en tan solo nueve días, entre el 2 y el 9 de abril del año pasado. El fiscal solicita una condena de casi cinco años -concretamente cuatro años y once meses- por un delito de robo continuado en vivienda habitada, la del párroco, y por otro de robo con fuerza en local abierto al público fuera del horario de apertura, el templo.

El juicio contra A.C.R. estaba previsto ayer en el Juzgado de lo Penal Número 2 de Vigo, pero fue suspendido al no presentarse ni el acusado ni tampoco el sacerdote encargado de la parroquia, Xosé Manuel Lence. Sí acudieron los siete guardias civiles citados como testigos, aunque tendrán que regresar para declarar ante el tribunal en cuanto se fije una nueva fecha para la vista.

El escrito de acusación fiscal apunta que el joven, con antecedentes computables a efectos de reincidencia, accedió al interior de la vivienda del sacerdote por primera vez la madrugada del 2 de abril de 2018 tras desmontar el marco de una ventana sobre la puerta trasera del inmueble y se llevó un ordenador portátil y una cantidad de dinero no determinada, aunque superior a 400 euros, además de un juego de llaves de la iglesia. A continuación se dirigió al templo, entró y violentó con un taladro la cerradura de una caja fuerte empotrada en la pared de la sacristía, aunque no logró abrirla.

Volvió a la madrugada siguiente y entró de nuevo tanto en la casa como en la iglesia de la misma forma, pero no cogió nada porque el sacerdote había retirado todos los objetos de valor. Regresó dos días después y forzó el bombín de la puerta de la casa del cura y la cerradura de un arcón en el que este guardaba una cruz parroquial y otros enseres, pero tampoco consiguió abrirlo. Lo intentó otra vez en torno a las 4.20 de la madrugada del día 9 de abril. Esa noche fue primero a la iglesia y no logró entrar al haber sido cambiada la cerradura, por lo que se dirigió a la rectoral, en la que entró de nuevo por la ventana trasera y rompió con unas tijeras una puerta interior de la vivienda para intentar abrir otra vez el arcón. Pero se encontró con dos agentes de la Guardia Civil que lo estaban esperando para detenerlo.

El ministerio público solicita además que el acusado indemnice al párroco por el ordenador y el dinero sustraídos, así como por los gastos de reparación de los desperfectos, cantidades que fijará la sentencia.

n Fuente: Faro De Vigo