Baiona se queda sin sus 5 banderas azules

Por primera vez en más de una década, las banderas azules no ondearán este verano en ninguna de las concurridas playas de la comarca del Val Miñor. La falta de socorristas ha dejado finalmente a sus dos concellos costeros sin las enseñas que dan cuenta de la calidad de sus aguas y servicios. El gobierno de Nigrán ya renunció a solicitarlas antes de la temporada estival en previsión de lo que podía ocurrir, dadas las tan infructuosas como frenéticas carreras por conseguir vigilantes en los últimos años, y el de Baiona tomó ayer mismo la decisión de devolver las cinco conseguidas por segunda vez en su historia, según confirmó el alcalde, Carlos Gómez Prado.

La Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac), entidad que concede las banderas, exige la presencia de dos vigilantes profesionales en los puestos de salvamento de cada una de las playas reconocidas. Tras tres ofertas públicas para completar las 30 plazas previstas, la Mancomunidade solo disponía de 13 a día de ayer: seis para Nigrán y otros tantos para Baiona, además de un coordinador. Con esta cantidad, tan solo resulta factible destinar una pareja de ellos a uno de los arenales del municipio. Y no será ninguno de los que lograron el distintivo de calidad -A Concheira, Os Frades, A Barbeira, A Ribeira y Santa Marta-, sino A Ladeira, aseguró el regidor, precisamente la única que no consiguió el reconocimiento por la menor calidad de sus aguas. "Para nós o principal é garantir a seguridade en todas as praias, non deixar algunha sen socorristas por colocar dous noutra. Así que cremos que debe ser A Ladeira a que conte con dous vixiantes, por tratarse da máis grande e concurrida e, polo tanto, a que podería presentar máis riscos", explicó.

Once días después del comienzo del mes, fecha en que tradicionalmente se izaban las banderas azules hasta que llegaron las dificultades para contratar titulados en salvamento, el gobierno local prescindió de las cinco, tras mantener la incógnita y las dudas durante más de una semana. "É posible que nos vindeiros días se incorpore un sétimo socorrista, pero nós xa acordamos devolver todas as bandeiras pase o que pase", recalcó el regidor. La Mancomunidade mantiene abierto hasta el próximo miércoles, día 17, el plazo para optar a alguna de las plazas libres y, en caso de alguna persona decida finalmente acceder a las mismas, Baiona lo colocará en A Ribeira. "Cremos que nese areal poderían ser máis necesarios dous vixiantes porque é ao que máis nenos acuden", concluye.

n Fuente: Faro De Vigo