Las algas se resisten a abandonar las playas de Nigrán

 Desde hace 10 días la aparición de alga verde en las playas de Nigrán ha despertado el asombro de multitud de usuarios de los principales arenales del municipio, así como el de los operarios encargados del mantenimiento al comprobar como todas las mañanas,  y tras llevar a cabo las labores de recogida del vegetal marino, la situación se repite una y otra vez. Pese a que los expertos insisten en que se trata de un ciclo completamente normal y natural, lo cierto es que las playas muestran un aspecto inusual para esta época del año en la que enormes lenguas de color verde comparten espacio con el tono habitual de los arenales, que con el reflejo de la luz del sol se vuelven dorados. El olor al descomponerse, su densidad y su aspecto son las principales “pegas” puestas por los veraneantes a la hora de darse un chapuzón o a en el momento de extender sus toallas, ya que este fenómeno sumado a las mareas vivas de estos días reduce en gran parte el espacio útil de los arenales nigraneses. 
nEl alcalde de Nigrán, Juan González, explicó que a día de hoy el problema está parcialmente resuelto ya que con los cambios de marea extremos vividos el pasado fin de semana la mayoría de los bancos de algas depositados en Playa América volvieron al mar de manera natural, sin embargo la situación no se repitió del mismo modo  en otras zonas cercanas como en A Madorra, o en alguna de las calas que rodean Monteferro. Aquí el vegetal marino se resiste a abandonar tierra firme y el regidor adelantó que tendrán que tomar cartas en el asunto “en cuanto coincida la bajamar a primera hora de la mañana”. 
nLa versión ofrecida por el alcalde coincide con los veteranos del lugar, que aseguran que no es bueno para el medio marino retirar de manera reiterada el alga verde depositada en la arena, puesto que su descomposición es una fuente de nutrientes que se está eliminando de manera artificial en el entorno. “Las brigadas limpian las playas en la medida de lo posible, pero tampoco es bueno abusar porque desaparecen seres vivos de las orillas como por ejemplo las pulgas de mar”, explicó González. Además recordó que la eliminación del vegetal marino de la arena con tanta asiduidad “responde a una moda relativamente moderna, ya que hace 20 años esto no se hacía y su aparición no despertaba tantas críticas”. 
n Fuente: Atlántico