La comisaría de Gondomar es objeto de actos vandálicos

La jefatura de Gondomar ubicada en el Centro Neural del municipio amaneció en el día de ayer con el cartel principal de acceso a las instalaciones públicas parcialmente arrancado. Un hecho que en principio fue achacado a actos vandálicos y que obligó a miembros del cuerpo de la Policía Local a su desmontaje completo con el fin de minimizar riesgos ante el peligro de caída que presentaba. 
nLo sucedido no debería acarrear más repercusiones que la que suele llevar una gamberrada como tantas otras. Sin embargo la nota discordante en este caso es que los desperfectos aparecieron coincidiendo con una serie de circulares distribuidas por diferentes establecimientos de  la villa condal, con los que explícitamente se está llevando a cabo una recogida de firmas para solicitar el cese del actual jefe de la Policía Local, Obdulio Iglesias. De su autor o autores se tiene pleno desconocimiento y los artífices, aprovechándose de su anonimato, no tuvieron reparos en despacharse con el agente con afirmaciones como que  â€œcarece de empatía con los problemas reales de los ciudadanos” o de “ser falto de soluciones y creando conflictos innecesarios con los ciudadanos”. 
nEn cualquier caso el escrito distribuido pone en duda la profesionalidad del mando gondomareño, además de su efectividad y actitud como agente de la ley llegando a referirse a él como “inoperante, despectivo o altivo”. Sin embargo las acusaciones vertidas contra su persona no terminan aquí y también se dirigen al alcalde de Gondomar, Francisco Ferreira, por ser un cargo de libre designación y puesto de confianza. Ferreira por su parte, declaró a Atlántico que  puede llegar a entender que surjan conflictos entre agentes y ciudadanos pero que en cualquier caso “existen cauces establecidos para hacernos llegar las disconformidades, aunque el de la recogida de firmas de manera anónima no es una de ellas”. El regidor recordó que existe una ventanilla de registro, que sirve como portal de entrada a cualquier documento  a la Administración. “Si hay algo en contra de un funcionario o policía por el hecho que sea, se puede denunciar por vía administrativa o judicial pero a día de hoy no consta ninguna reclamación sobre su persona desde que comenzó en 2017”, explicó. En cuanto a los motivos expuestos en las circulares, Ferreira los calificó de banales y genéricos y en cualquier caso defendió las aptitudes del jefe de la Policía Municipal de Gondomar como del resto de funcionarios. Pese a todo el alcalde esperará a la entrada de los documentos en el consistorio para conocer si existe una disconformidad real y extendida por parte de los ciudadanos.
n Fuente: Atlántico