Sanidade prohíbe el baño en Playa América en Muiños

 El aumento detectado en la concentración de la bacteria Ecoli Intestinal en la desembocadura del río Miñor ya es un hecho tras los resultados obtenidos en los dos últimos análisis realizados. El protocolo indica para estos casos, previo aviso de la Xunta, que se desaconseje el baño la zona afectada al superar en más del doble los límites recomendados. Sin embargo desde el Concello pese a que aseguran que siguieron las pautas establecidas, a día de ayer los carteles informativos de obligada instalación no se encontraban en una zona visible y que de ser así, se expondrían a una sanción por encubrir el episodio de contaminación en la zona, y que en 2017 ascendió a 3.000 euros. La jefa territorial de Sanidade, Ángeles Feijóo, explicó a Atlántico que en entre hoy y mañana recibirán los resultados del tercer y último muestreo realizado el domingo 11 de agosto, y que la medida estará activa hasta que los análisis microbiológicos se estabilicen en las medidas recomendadas.  
nFeijóo declaró que los inspectores llevaron a cabo varias muestras en donde obtuvieron unos resultados anormalmente altos, la primera de ellas y que salió publicada el pasado 9 de agosto arrojó la cifra de 2000 nmp/100ml de Escherichia Coli mientras que la segunda toma, realizada el mismo día de su publicación confirmó las sospechas de los especialistas. Sin embargo en esta ocasión se dispararon los índices de concentración de la bacteria ecoli intestinal que se situaron en 1300, frente a los 600 establecidos como tope. “Tras confirmar que no se trata de un hecho puntual procedimos a enviar un fax automáticamente al consistorio nigranés, y a día de hoy seguimos sin recibir una respuesta”, explicó la responsable de área. 
nAsí pues y además de no recomendar el baño en la zona indicada, el documento emitido por la Xunta solicita un análisis pormenorizado por parte del Concello que determine el origen de la contaminación, las medidas adoptadas y la efectividad de las mismas. Todo ello contrastado con nuevos muestreos que les permita levantar las recomendaciones acerca del baño en una zona cuyos bañistas son mayoritariamente niños. 
nDespués de llevar a cabo los protocolos correspondientes, ahora la pelota está en el tejado del Nigrán, que es el que ahora tiene que llevar a cabo las actuaciones correspondientes para detectar el aumento repentino de los niveles microbiológicos en la zona y que lleva varios repitiéndose aproximadamente en la misma temporada. Hace dos años la situación ocurrió de manera similar, aunque en esta ocasión la Xunta sancionó a Nigrán con 3.000 euros por no colocar los carteles de señalización y advertencia tras haber recibido el requerimiento por fax.  Sin embargo, en esta ocasión, desde el Concello aseguran que probablemente los niveles de contaminación detectados respondan a un error en las analíticas.       
n Fuente: Atlántico