El fin de la senda de la PO-340, a expensas de dos empresas

nnnLos trabajos de mejora de la seguridad vial de la carretera que une Ramallosa con Gondomar acumulan una demora de más de ocho meses en su finalización y su estado actual no sólo afecta a ciclistas y peatones, sino que los problemas se extienden a los vecinos ante la imposibilidad de conectarse a la red de fibra óptica.
nAnte tal problemática Carlos Abal y Paula Bouzós, del pp nigranés y gondomareño, respectivamente, se reunieron ayer a pie de obra con el jefe territorial de Mobilidade de la Xunta, Jose Luís Díaz,  que explicó que el problema radica en la pasividad de las empresas privadas de suministros Telefónica y Naturgy. Según aseguró Díaz, «Ã©stas fueron requeridas con el margen suficiente para que adaptasen los servicios a las necesidades de la nueva configuración del entorno», y ante la demora presentada por parte de las entidades se vieron en la obligación de continuar con las obras mientras las empresas iban haciendo su trabajo. Sin embargo las actuaciones se fueron dilatando de tal manera en el tiempo, que en la actualidad la totalidad del proyecto depende de que las compañías lleven a cabo su cometido. 
nTelefónica, por su parte, deberá de sustituir los postes defectuosos y subir los registros a la cota de la obra para que de esta manera las empresas de suministros puedan llevar a cabo el despliegue de fibra en la zona. Asimismo Naturgy deberá de reconfigurar la red eléctrica y eliminar los  soportes del cableado que obstaculizan la senda además de otros puntos que impiden, por ejemplo, la construcción de la glorieta a la altura del cruce de Borreiros.
nLas actuaciones presupuestadas en 2,3 millones comenzaron en el primer trimestre del 2018 y su plazo de finalización se estableció a finales de ese mismo año. Contemplaban  la construcción de una senda mixta de 3,7 kilómetros de longitud y la eliminación de varios puntos negros mediante la construcción de rotondas en un tramo por el que circulan en torno a 14.000 vehículos diarios, y por el momento continúan sin poder finalizarse debido a la existencia de postes del tendido eléctrico que se encuentran en medio y medio de la senda y en tramos del arcén. Un hecho que por un lado imposibilita el correcto uso de los carriles destinados a peatones y bicicletas, y que por el otro no permite eliminar el punto negro de la zona de A Xunqueira, o la señalización horizontal que daría acceso al instituto de Proval. En esta línea Díaz explicó que por el momento están comenzando con su retirada en la zona de afecta al centro de salud con lo que esperan iniciar en el menor tiempo posible los trabajos para eliminar el tramo de concentración de accidentes existente en la zona.
nPero es que los problemas derivados de su construcción no terminan aquí ya que los vecinos no se pueden disfrutar de internet de alta velocidad, ya que al haber tapado los registros las empresas de suministros no pueden pasar el cable de fibra óptica. n
n Fuente: Atlántico