El centro de salud de Gondomar, sin fecha de estreno 5 meses después de acabar la obra

Los vecinos de Gondomar tendrán que esperar para estrenar el centro de salud de As Ánimas. Han pasado cinco meses desde que la construcción del edificio finalizó tras cuatro años de obras por capítulos y todavía se desconoce cuándo entrará en servicio, mientras que las dos administraciones implicadas, Xunta y Concello, continúan enfrascadas en la confrontación política. El Sergas acusa al Ayuntamiento de impedir la puesta en marcha del servicio al retrasar las acometidas de suministro eléctrico y de gas y el alcalde, Francisco Ferreira, justifica que los enganches requieren una tramitación y lamenta la "falta de respeto" del Gobierno gallego al organizar ya dos visitas oficiales sin invitarlo. Más allá de las disputas, penas se han producido avances en la parcela desde que arrancó el verano.

El último episodio del enfrentamiento institucional culminaba ayer mismo con la solicitud de la licencia de ocupación por parte del Sergas al Concello. El departamento de la Consellería de Sanidade registraba por escrito la petición tan solo cuatro días después de que el gerente del Área Sanitaria de Vigo, Julio García, acudiese al centro acompañado de la líder de la oposición gondomareña, la portavoz del PP, Paula Bouzós, y aprovechase para criticar al gobierno municipal por la demora en su estreno.

Una prueba de que "la Xunta no está interesada en la apertura del centro y sí en la política de descrédito, fotos y titulares", según recalcó ayer el regidor, quien calificó de "irresponsabilidad" el hecho de que "se hayan cursado visitas en el interior del edificio sin licencia al no valorar los riesgos que podría entrañar para las personas que allí acudieron".

Ferreira justifica la demora en las conexiones pendientes por los trámites burocráticos. "La autorización de la Consellería de Industria a la compañía suministradora para realizar la acometida llegó el 31 de mayo y el permiso municipal se le otorgó a finales de junio. Como todo el mundo sabe, los meses de julio y agosto no son los ideales para este tipo de obras y la empresa inició la semana pasada los trabajos para conectar el edificio a la red". El recinto continúa vallado y la maquinaria trabaja en el enganche, pero todavía falta la conexión al entramado de gas natural y el regidor desconocía ayer cuándo comenzará a ejecutarse.

En cualquier caso, considera que la Xunta es la responsable de la demora porque "no le interesaba que se inaugurase antes de las elecciones y emitió el permiso de Industria después, así que no es de recibo que siga acusando al Concello".

El Ayuntamiento "hace su trabajo con la celeridad que le es posible" , apunta el regidor quien, exige a los responsables de la Consellería de Sanidade "una reunión en la que abordar un cronograma de trabajo serio para valorar las necesidades pendientes con el fin de poner en marcha esta infraestructura cuanto antes".

n Fuente: Faro De Vigo