Golpe al furtivismo en Baiona con un detenido, un investigado y 28 kilos de percebes requisados

Con el traje de neopreno todavía puesto tras pillarlo la Guardia Civil in fraganti en las rocas. Así declaró esta mañana el primer detenido por furtivismo en la historia de Baiona. Agentes del puesto principal de la localidad lo sorprendieron in fraganti a primera hora con 13 kilos de percebe ilegal y lo detuvieron. Se trata de un vecino de Vigo de 43 años muy conocido en la costa miñorana y miñota al que los guardias seguían la pista desde hace tiempo debido a a sus amplios antecedentes en la materia, ya que según indica la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra "hacía del furtivismo su modo de vida", y a los constantes enfrentamientos que venía sosteniendo con los vigilantes de la Cofradía de Pescadores A Anunciada, que han padecido agresiones por su parte y daños en los vehículos.

"Operación rasqueta" ha denominado la Guardia Civil a la investigación abierta tras todos los episodios de marisqueo ilegal y violencia que atribuyen al arrestado. Un operativo que culminó esta misma mañana con la detención del "percebeiro" irregular y con la identificación de un vecino de Baiona que actuaba como colaborador esperándolo con una furgoneta para cargar la mercancía y trasladarla directamente a restaurantes o consumidores sin pasar por lonja ni por los controles establecidos.

El arresto se produjo a primera hora de la mañana, cuando los agentes detectaron al furtivo operando en la zona del Rompeolas. Habían montado un amplio dispositivo de vigilancia sobre la costa desde la madrugada y lo interceptaron cuando salía de la playa con 13 kilos de percebes, una rasqueta y una linterna. Lo esperaba en tierra el vehículo de apoyo, conducido por el investigado, que momentos antes había conseguido salir con otros 15 kilos, que también fueron requisados.

Al arrestado se le acusa de un presunto delito contra la contra la protección de la flora y fauna por la extracción continuada de percebe en zonas vedadas, sin licencia y sin respetar las tallas mínimas, ocasionando un grave perjuicio en las zonas de explotación, tal y como determina el informe del técnico superior de acuicultura de la Cofradía, según destaca la Comandancia de la Guardia Civil.

También se le atribuyen varios delitos de amenazas a los guardapescas en el ejercicio de sus funciones y daños materiales de consideración en sus vehículos.

El detenido fue puesto esta mañana a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Vigo que decretó su libertad, con la obligación de comparecer cada quince días en el Juzgado.

n Fuente: Faro De Vigo