Simula un robo y emite facturas falsas por 20.000 euros

El caso de una vecina de Vigo y antigua trabajadora de una cafetería de Nigrán es equiparable al hilo argumental de una novela policíaca, aunque con final feliz para el denunciante, que resultó ser su empleador. Y es que la camarera acabó siendo acusada de simulación de delito y apropiación indebida de algo más de 20.000 euros movida por una supuesta adicción al juego. Agentes de la Guardia Civil iniciaron una investigación que posteriormente fue bautizada como “Alecrín” y que se alargó durante meses. Las pesquisas comenzaron tras la denuncia interpuesta por la antigua trabajadora en la que aseguraba que su vehículo le había sido sustraído con 3.400 euros en su interior, procedentes de la recaudación del negocio nigranés. Sin embargo los efectivos dudaron de la veracidad de las declaraciones, ya que tres días después el coche apareció a escasos 300 metros de su centro de trabajo, sin señales de violencia en cerraduras ni encendido y con las únicas llaves disponibles en poder de su propietaria.
n Fuente: Atlántico