Descubren por las pisadas a un joven gondomarés de 23 años tras robar en dos viviendas

Las pisadas del calzado que utilizaba un joven vecino de Gondomar de 23 años han permitido a la Guardia Civil dar con él y detenerlo por dos supuestos robos cometidos en su propio municipio. Primero asaltó una vivienda y se llevó una caja en la que sus propietarios guardaban monedas de las antiguas pesetas y poco más de un mes más tarde se coló en otra para llevarse dos desbrozadoras y una motosierra.

El minucioso trabajo que los agentes de del Equipo Básico de Inspecciones Oculares (EBIO), con base en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán, realizaron en la primera de las casas asaltadas permitió localizar unas huellas en el terreno que llevarían después a identificar al presunto autor, según apunta la Comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra, que atribuye un "amplio historial delictivo" al joven arrestado.

En aquella ocasión, a finales de julio, los propietarios denunciaron solo los daños materiales en la puerta principal de la vivienda, ocasionados para acceder al interior. Fue tras la detención cuando se supo que se había llevado la caja de monedas.

Hace solo unos días que el chico volvió a actuar en otra propiedad, de la que sustrajo la maquinaria que los guardias recuperaron en un monte próximo, escondida entre los matorrales.

El arrestado fue trasladado al juzgado de instrucción de guardia de Vigo y quedó en libertad provisional con cargos tras prestar declaración.

n Fuente: Faro De Vigo