Dimite el policía edil del PP de Gondomar al que el alcalde acusa de quedarse balas

El número tres del PP de Gondomar dejará su cargo de concejal a partir del pleno previsto mañana jueves a las 20.00 para regresar a su puesto en la Policía Local. Su decisión de dimitir tan solo tres meses después de acceder por primera vez a la Corporación responde, según explicó ayer el propio Simón Domínguez, a la "incompatibilidad" de su ocupación laboral con la política. Y es que las urnas dieron la mayoría absoluta al PSOE y dejaron al PP en la oposición, por lo que sus ediles se ven en la obligación de compaginar la actividad pública con sus carreras profesionales, cuestión que en su caso no es posible. Se marcha semanas después de que el alcalde, el socialista Francisco Ferreira, lo acusase públicamente de quedarse la munición que utilizaba como agente antes de saltar a la política y tomase medidas judiciales para exigirle que la devuelva.

El todavía edil en la oposición se limitó ayer a justificar su dimisión por el conflicto de intereses entre su vida profesional y la actividad de representación pública en el Concello, aunque la portavoz de los populares, Paula Bouzós, sí dejó caer que "todo influye" al referirse a la marcha de su compañero y a las "graves acusaciones" y las "diligencias" por parte del alcalde.

En cualquier caso, la líder del PP gondomareño recalcó que "se trata de una decisión consensuada por todo el grupo". "La idea de Simón era seguir en la política pero después de un profundo análisis de asuntos personales, familiares y laborales decidimos que lo mejor para todos era que renunciara. Sabemos que no es una buena noticia para la opinión pública pero la vida personal de cada uno se debe respetar y así lo vamos a hacer siempre en el PP", recalcó Bouzós, quien confirmó que será la siguiente en la lista, Ana Belén Miniño González, la que lo sustituya.

Las medidas del alcalde socialista contra el concejal popular arrancaron en abril, días después de que Simón Domínguez se acogiese a una excedencia como agente municipal para presentarse a las elecciones bajo las siglas del PP. El regidor lo instó por escrito a devolver la documentación y el material utilizado en el trabajo y él asegura haber entregado la pistola, los cargadores y la munición, la llave del armero y de las dependencias policiales. Lo que admitió en su momento no haber devuelto son las llaves de las dos taquillas que utilizaba porque allí guarda la ropa que vestía para ejercer sus funciones y el casco de motocicleta que lleva inscrita su identificación. Aseguró no haberlo hecho "porque eu non me podo facer responsable do que faga calquera compañeiro que poda actuar co meu número".

Así que Ferreira acudió a los tribunales en julio para exigir que fuese un juez el que obligase a Domínguez a restituir el material. La portavoz del PP asegura tener conocimiento de que "existe una notificación del juzgado remitida al Concello que no fue entregada a Simón Domínguez". Bouzós espera a que dicho documento esté en poder de su compañero "para saber qué dice exactamente".

Y es que el PP tiene el asunto en manos de abogados y no descarta presentar una querella de forma colectiva contra el alcalde por "calumnias" en lugar de que sea el propio Domínguez el que lo haga de forma individual, tal y como anunció en su momento.

n Fuente: Faro De Vigo