BNG y Cs, unidos por el grupo mixto en Gondomar

Son dos fuerzas esencialmente antagónicas pero a sus representantes en Gondomar no les quedará más remedio que entenderse por el momento este mandato. La Corporación dejó constituido definitivamente ayer en pleno el grupo mixto con los portavoces de BNG y Ciudadanos al desestimar la alegación presentada por la edil nacionalista Manuela Rodríguez, que reclamaba representar sus siglas con grupo propio. El alcalde, el socialista Francisco Ferreira, firma el rechazo al recurso, fundamentado en el informe jurídico del secretario municipal, que alude a las normativas estatal y autonómica de administraciones locales para afirmar que es necesario un mínimo de dos concejales para formar grupo y que en caso de obtener uno solo, los partidos deben compartir espacio en el mencionado grupo mixto.

Ambos dispondrán de voz y voto en los plenos, pero no en las comisiones y juntas de portavoces. Tendrán que ponerse de acuerdo sobre a cuáles asistirá cada uno con poder de decisión, ya que el regidor asegura que se les permitirá acudir a ambos, aunque solo uno de ellos tenga la posibilidad de votar y de percibir una compensación económica de 180 euros por ello. También han de compartir la asignación del Concello a los grupos, de unos 2.000 euros anuales.

La situación no resulta cómoda a ninguno de los afectados. Manuela Rodríguez muestra su malestar "polo que supón formar grupo cunha formación tan alonxada do bloque e porque se me furta parte da participación no proceso democrático". "Que me vai trasladar a min o voceiro de Ciudadanos cando vaia el ás comisións se temos criterios totalmente diferentes?", se pregunta.

A su ahora compañero de grupo, el concejal de Ciudadanos, Manuel Gómez, no le importa demasiado el grupo municipal, sino "ter representación dos veciños que me votaron e decisión en todos os órganos. Eu non quero compensación económica, que non me paguen, pero turnarnos non é a solución. A que comisión vai ela e a cal vou eu? É ridículo", explica.

Ambos están de acuerdo en que se trata de una cuestión de "vontade política" por parte del alcalde más que jurídica, pero el regidor insiste en que cumple con los informes y asegura que, "se dependera de min", los dos formarían su propio grupo. En cualquier caso avanza que no será "restrictivo" a la hora de cederles la palabra en las sesiones plenarias ni tampoco impedirá que asistan a juntas y comisiones, aunque uno se quede sin votar.

n Fuente: Faro De Vigo