Baquetas miñoranas a la conquista de Europa

Lo tuvo muy claro desde muy pequeño. Lo suyo era la percusión y empezó a prepararse a los 6 años para ser el mejor. Jorge Denis Sanromán es titulado superior y profesor de la especialidad con 20 años recién cumplidos, toca en prestigiosas orquestas de Galicia y Madrid y ahora se prepara para dar el salto europeo en una gira en noviembre.

n

Forma parte de la llamada "generación Z", la de los nacidos al albor del año 2000, y se crió ya en la era digital, con cualquier cosa a su alcance a un golpe de clic. Pero Jorge Denis prefiere las baquetas a cualquier dispositivo electrónico y su talento es mucho más real que virtual. Acaba de cumplir los 20 años y sueña con ser percusionista solista en una gran orquesta. Por el momento, ha conseguido que la European Union Youth Wind Orquestra, la Joven Orquesta de Viento de la Unión Europea, lo seleccionase para participar en una gira por todo el continente. Viajará en noviembre a Luxemburgo, donde la prestigiosa formación tiene su sede, para preparar los conciertos.

"No me lo creía cando me llegó la notificación al teléfono de que iba a formar parte de la orquesta europea. Tuve que traducir el texto en inglés varias veces para estar seguro. Fue toda una sorpresa, casi una casualidad, y estoy contentísimo", comenta pletórico este nigranés de la parroquia de Priegue que se inició en la música en la baionesa Agrupación Musical de Belesar, en cuya escuela imparte ya clases pese a su corta edad.

A sus veinte primaveras, lleva más de la mitad de su vida cultivando su pasión por la música. Su esfuerzo y constancia han dado sus frutos y en su abultado currículum se vislumbra una prometedora carrera. Accedió a la Agrupación Musical de Belesar a los 6 años y enseguida decidió que su destino era la percusión. "Desde que tengo uso de razón siempre supe que era lo mío. Desde muy pequeño en las procesiones me colocaba al lado de la caja que iba marcando el paso y en casa hacía el ganso tocando con palos y con sartenes", recuerda divertido.

A los 7 años superó la prueba para entrar en el primer grado elemental en el Conservatorio Profesional de Música de Vigo. Cinco años más tarde, en 2011, accedió al grado profesional en el mismo centro y en 2015 pasó a formar parte de la Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia como alumno reserva. Poco después entró en la Orquesta Joven 430 de Vigo y participó en encuentros con la Orquesta Clásica de Vigo, además de integrarse en la Joven Orquesta y Coro Santa María la Blanca de Madrid.

Desde que finalizó el grado profesional hace dos años en el conservatorio vigués, el título que le permite ser profesor, continúa estudiando el segundo grado superior y, en lo que va de 2019, ha recorrido Galicia con el festival itinerante Peregrinos Musicales 2019, que reúne a jóvenes intérpretes de numerosos países. Ha tenido tiempo además de presentarse a la convocatoria europea, casi sin pensárselo. "Me enteré en abril por una compañera. Había que enviar un vídeo tocando obras para viesen el nivel y en un par de semanas me preseleccionaron junto con 144 percusionistas de toda Europa. En junio me confirmaron que estaba dentro", relata.

Ahora ultima la preparación de las piezas de caja, timbales y láminas que presentará y espera "aprender al máximo de todos los compañeros y vivir una experiencia inolvidable". Un paso más para este nigranés que busca incansablemente un futuro profesional en el mundo de la música, aunque con los pies en la tierra: "Mi ilusión desde niño es ser solista y tocar en grandes orquestas, pero tampoco tendré problema en opositar o dar clases".

En este dulce momento, agradece el apoyo "a la gente que siempre tuve detrás desde que me interesé por la música", como los profesores Javier Alonso Pérez y David Rodríguez García y, sobre todo, su familia. "Mi madre y mi hermana siempre me han motivado para que nunca tirara la toalla y sé que, aunque en algún momento no estén, siempre irán conmigo".

n Fuente: Faro De Vigo