La senda mixta de la PO-340 estará rematada en noviembre

La senda mixta que une A Ramallosa con Gondomar a través de la PO-340 estará completamente finalizada a mediados de noviembre. Así lo aseguraron fuentes de la Administración autonómica tras anunciar que ayer mismo retomaron las trabajos de construcción de la rotonda restante situada a la altura de la intersección de A Xunqueira. Hasta el momento los trabajos permanecieron paralizados a la espera de la retirada de unos postes del tendido aéreo y que según explicaron eran competencia de la empresa de suministros, lo que provocó una demora de más de 10 meses en su finalización con los consiguientes trastornos tanto para usuarios como para vecinos. Un fleco que según aseguraron quedó solucionado y una vez rematen su construcción se dará por finalizado el proyecto por el que la Xunta destinó 2,3 millones de euros para mejorar la seguridad viaria de la PO-340.
nLa glorieta ubicada en el punto kilométrico 20,340 del vial de titularidad autonómica fue planteada para reforzar la seguridad de peatones y ciclistas, facilitar los giros a la izquierda y aliviar la densidad del tráfico. Se trata de una iniciativa que además contemplaba la eliminación de dos puntos negros. Sin embargo el resultado final de los trabajos generó muchas críticas, sobre todo por la cantidad de elementos del tendido que quedaron en medio y medio del trazado del carril bici situado en el margen izquierdo en dirección A Ramallosa. Un hecho, entre otros puntos, que provocó que Manifesto Miñor – en Marea elevase la problemática al Parlamento gallego al entender que los resultados obtenidos no se ajustan a las necesidades reales ni a las expectativas creadas por los usuarios potenciales de la misma. 
nAdemás los trabajos acarrearon problemas añadidos durante meses ya que ni los registros del cableado telefónico ni el eléctrico se reconfiguraron para adaptarse la nueva disposición del espacio. El primero generó que los vecinos no pudiesen conectarse  al red de fibra óptica mientras que el segundo además de retrasar la construcción de la rotonda de Donas, generaba gran inseguridad por los que circulaban en bicicleta ya que en determinados puntos el carril mixto se convertía en una auténtica gimkana. Desde la Xunta de Galicia mantienen que la totalidad de los contratiempos surgidos ya fueron subsanados, así como la eliminación de los elementos de sujeción del tendido aéreo que interferían en el carril mixto y la recolocación de las tapas de los registros telefónicos sobre la cota del suelo resultante tras las obras.

nn

Presupuestos 2020
n Fuente: Atlántico