Nigrán y Gondomar se rebelan contra la «inversión cero» de la Xunta en 2020

Poco más de un millón se llevará la comarca miñorana de los 1.691 que la Xunta destina al capítulo de inversiones el próximo año, según el proyecto de ley de presupuestos presentado por el Gobierno gallego en los últimos días. Una cantidad que se reparte entre Oia y Baiona, dejando a Nigrán y a Gondomar sin ninguna partida inversora en 2020. Los alcaldes de ambas localidades mostraron ayer su indignación por el "agravio comparativo da inversión cero" al que, aseguran, somete el Ejecutivo autonómico a sus municipios.

Las mayores partidas se las llevará Oia, con dos proyectos de envergadura de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, concretamente del departamento de Augas de Galicia. Uno consiste en la conexión del saneamiento del barrio de As Mariñas, en la parroquia de Mougás, a la depuradora de Baiona, ubicada a pocos metros, en Cabo Silleiro. La reserva presupuestaria, de 319.031 euros, constaba ya en las cuentas de este año, pero finalmente la tramitación para sacar a concurso los trabajos no llegó a realizarse. El otro, consiste en la mejora del cauce del río Broi, en la parroquia de Viladesuso para evitar futuros desbordamientos. La gran riada de 2006 destrozó las riberas del río y dejó su lecho sembrado de piedras. La Xunta amplió la canalización del agua en una primera fase en el barrio de O Sobral y ahora se acometerá la recuperación del cauce en la zona de Serra Seca, donde las avenidas de hace trece años habían arrasado una vivienda y dos puentes. Los trabajos consistirán en ampliar un viaducto para obtener una mayor capacidad de evacuación del auga y en asegurar los márgenes para evitar que las piedras salgan río abajo si se produjesen nuevas trombas, según explicó ayer la alcaldesa, Cristina Correa, satisfecha con las inversiones autonómicas "porque son dúas obras realmente necesarias para Oia".

En Baiona también están previstos dos proyectos de carácter hidráulico. Por un lado, los presupuestos reservan 115.007 euros para renovar la estación de bombeo de aguas residuales de Santa Marta, una intervención anunciada en 2016 por parte de la entonces conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, para duplicar la capacidad de conducción de las fecales hacia la depuradora de Cabo Silleiro. Por otro, el proyecto económico de la Xunta para el año que viene plantea destinar 290.000 euros a la regulación del caudal ecológico del embalse de Baíña para optimizar la llegada de agua a la presa a través de los regatos que la surten. Su gobierno estudiaba ayer las previsiones económicas del Ejecutivo gallego para formular alegaciones si es preciso, según indicaron fuentes municipales.

Nigrán y Gondomar no figuran en el apartado de inversiones de las cuentas autonómicas pese a las necesidades que,recalcan sus alcaldes, presentan ambos municipios.

El de Nigrán, Juan González, anunció ayer dos enmiendas a los presupuestos autonómicos: una para exigir que se incluya la reparación integral de la Rúa Otero Pedrayo, de titularidad autonómica, y otra para que se repare el emisario submarino de la depuradora, que presenta una pieza dañada y vierte aguas residuales.

El gobierno municipal lleva tres años reclamando el proyecto de la calle que comunica las carreteras PO-325 y PO-552, valorado en 1,2 millones de euros, e insiste en la urgencia de acometer las obras porque el deterioro de las aceras ha provocado numerosos accidentes y lesiones a vecinos, que han recurrido a la justicia para reclamar daños y perjuicios. Se trata de una importante arteria de comunicación que enlaza las principales carreteras del municipio, la PO-325 y la PO-552, e incluso la Corporación aprobó por unanimidad instar la reparación urgente a la Administración gallega. "Non ter en conta estas enmendas significa un agravio comparativo cos veciños de Nigrán, que ven como a Xunta non atende as cuestións que lles corresponden", advierte el regidor.

Su homólogo en Gondomar, Francisco Ferreira, todavía no ha formulado enmiendas, pero echa en falta las partidas para el polígono de A Pasaxe. "Tendo en conta que imos desenvolver o polígono, non estaría de máis que a Xunta se fixese cargo da depuradora e da potabilizadora de auga que precisa porque é da súa competencia". El regidor gondomareño recuerda además la necesidad de mejorar viales como "a estrada de Gondomar á Ramallosa, que quedou en precario, ou a estrada Gondomar-Tui, que precisa pavimentación urxente e pintado de sinalización horizontal porque está borrada". Reclama asimismo las partidas necesarias para llevar a cabo el saneamiento del barrio de A Pedra, en Morgadáns, y lamenta que "excepto o centro de saúde, Gondomar non recibiu nada da Xunta desde 2007".

n Fuente: Faro De Vigo