Galicia y Portugal consumen pocas algas marinas pese a la abundancia de este recurso

Galicia no es una comunidad que consuma algas en cantidad a pesar de la existencia de este recurso marino, según explicó ayer en Oia, Leonel Pereira, biólogo experto en algas de la Universidad de Coimbra, que participó en el I Foro Internacional de Agua de Mar y Algas Marinas, en el Talaso Atlántico.

Los consumidores principales de este producto son los países asiáticos y europeos, con costa, y que han estado implicados en la primera y segunda guerra mundial. "Esto se debe a que en estos periodos de la historia, la población se vio obligada a buscar otras fuentes de alimentación diferentes de las habituales" explicó. Pereira defendió que las algas son productos con un alto contenido en carbohidratos, fibra, minerales y proteínas y también advirtió que las personas que las extraigan para su consumo deben recibir una formación previa "sobre todo para respetar un recurso natural del que dependen los ecosistemas marinos".

Por otra parte, este biólogo explicó que el cambio climático propiciará un cambio en el tipo de algas en las rías gallegas y el norte de Portugal, donde se incrementará la presencia algas rojas. Un importante grupo que comprende unas 7.000 especies de una gran diversidad de formas y tamaños, algunas de ellas, por ejemplo la dulse o el nori, son utilizadas como alimento y usadas para producir agar, carragenanos y otros aditivos alimenticios.

Lourdes Mourelle, investigadora de Física Aplicada de la Universidade de Vigo, se refirió a la aplicación farmacológica y dermocosmética de las algas valorando que resulta "fármacos menos agresivos y con menos efectos secundarios".

El doctor Franco Lamacchia, experto italiano, explicó que en Italia, donde se encuentra el centro del que es director médico, los otorrinos recomiendan a sus pacientes que traten inflamaciones como la sinusitis con inhalaciones de agua de mar. La cura inhalatoria, que según Lamacchia ofrece una resultados muy positivos en sinusitis, la reciben al día en este centro italiano una media de 1.500 personas.

n Fuente: Faro De Vigo