Nigrán actúa en el Muíños para frenar la contaminación puntual

xLos desbordamientos en la red de saneamiento que se producen en el último tramo del Muíños en momentos de lluvia abundante tienen los días contados, después de que el Concello iniciase los trabajos  para solucionar la problemática localizada en las arquetas ubicadas al final del río. 
nLas actuaciones, adjudicadas a la empresa Sodein Soluciones Integrales, comenzaron esta misma semana y se centrarán en la reducción de vertidos de pluviales que acaban  filtrándose en los colectores de fecales, lo que provoca una subida en el nivel y, en algunos casos, su salida al exterior  acabando en el cauce fluvial que desemboca en Playa América. Otra de las consecuencias derivadas del colmatado de las canalizaciones es que la Estación de Depuración de Aguas Residuales deje de funcionar correctamente debido al aumento del volumen a tratar. Desde el Concello explicaron que las obras cuentan con un plazo de ejecución de medio año, pero la empresa encargada de su ejecución ve factible que las mejoras estén rematadas a inicios de 2020. Cuentan con un presupuesto de 103.000 euros.
nEl proyecto está elaborado por Santorio Arquitectos, que ya puso en práctica varias iniciativas en la zona para frenar la erosión de la ribera del Muíños provocada por la creciente presión urbanística. Se realizará en dos fases y la primera, ya en proceso, consiste en la reparación de los pozos de registro que estén defectuosos mientras que los que no se consideren indispensables serán clausurados. Por otro lado procederán a la instalación de un rototamiz, que será fabricado a medida para su emplazamiento, a escasos metros de la entrada a la EDAR.  Todo ello se verá complementado con actuaciones en el cauce del río orientadas para frenar la presión del caudal que se rematarán con la instalación de aliviaderos, además del acondicionamiento de los pozos que produzcan un mayor impacto visual.
nSe trata de unos trabajos que fueron anunciados por primera vez en 2016 y que una vez finalizados darán por solucionado un problema arrastrado durante años en el tramo de lecho fluvial que discurre por Porto do Molle.
nTal y como se hizo con anterioridad en zonas del cauce, realizarán trabajos basados en bioingeniería a lo largo de 37 metros del curso del río localizados en tres puntos. Procederán a la instalación de estaquillado natural para proteger los márgenes y frenar la fuerza del agua 
n Fuente: Atlántico