Nigrán estrena en Galicia los virales «bancos de la amistad» contra la soledad

Una deformación de nacimiento en las manos la hacía víctima de burlas y rechazo por parte de sus compañeros. Pero, lejos de resignarse, decidió luchar y se le ocurrió la idea de pedir a su colegio un "banco de la amistad" para que cualquier niño que se encontrase solo pudiese sentarse y encontrar apoyo. Es la historia de Acacia Woodley, una niña de Florida de 10 años que en 2013 plantó cara al bullying con imaginación. Su iniciativa llegó a España a través otra pequeña, la burgalesa Haizea Cozar, que se la encontró cuando investigaba en la red para un trabajo sobre acoso escolar y solicitó por carta a su profesora la instalación de un asiento de colores en su colegio con el mismo objetivo. El manuscrito se hizo viral en las redes y no son pocos los centros educativos de todo el país que proyectan la misma medida. Fuera de los patios de recreo, también hay sitio para estos solidarios muebles y el Concello de Nigrán es el primero de Galicia en colocar dos en un parque público. Ayer mismo los instaló en la alameda de A Ramallosa con la intención de ayudar no solo a sus vecinos más jóvenes a la hora de encontrar amigos, sino también para que los de mayor edad puedan disfrutar de un rato agradable de conversación.

La idea surgió a raíz de la petición de dos vecinos de Priegue y de A Ramallosa el gobierno municipal no lo dudó ni un segundo, según explicaba ayer el alcalde, Juan González. Inmediatamente encargó los bancos al taller de carpintería del centro ocupacional de personas con diversidad funcional Juan María, que los confeccionaron con listones de madera multicolor y que los instalaron ayer. Los colocaron frente a frente, para favorecer la comunicación entre aquellos que los utilicen.

La dotación de este singular mobiliario urbano se encuadra en el proyecto municipal "Un Nigrán para todos", que busca lograr la accesibilidad universal en el municipio y que ha puesto en marcha pioneras iniciativas como la compra este verano de las mochilas vibratorias que permiten a las personas sordas disfrutar de la música y que han viajado por toda la comunidad al solicitarlas otros ayuntamientos para sus conciertos.

El vecino de Gondomar fue uno de los que disfrutó de ellas y también imitará la idea de los "bancos de la amistad". Así lo anunció recientemente a través de su perfil de Facebook su regidor, Francisco Ferreira, tras visitar el centro Juan María y ver cómo tomaban forma los asientos encargados por el Concello de Nigrán en el taller de carpintería. "Estamos encantados porque outros concellos da comarca coñecedores da nosa iniciativa xa anunciaron que se sumarán", manifestaba ayer el alcalde nigranés, que anunció que los asientos se llevarán también a todos los patios de los colegios públicos del municipio próximamente.

n Fuente: Faro De Vigo