El comedor escolar de Panxón mete la dieta atlántica en doscientos hogares

Una ración de pescado o marisco y otra de verduras de temporada o legumbres cada día. Mayor presencia de lácteos y frutas en la mesa y patatas fritas tan solo una vez por semana. Son las reglas de oro que siguen a rajatabla las cocineras del comedor escolar de Panxón desde que comenzó el curso. En apenas tres meses, no solo han mejorado la alimentación de los 225 niños que atienden de lunes a viernes, sino que han plantado la semilla de la vida saludable en sus hogares. La iniciativa es del Centro de Educación Especial (CEE), que centra este año su proyecto educativo en la dieta atlántica. No solo la introduce de lleno en los menús, sino que trata de divulgar sus beneficios en la comunidad con el apoyo de profesionales médicos y del Concello de Nigrán.

Diversos estudios científicos apuntan a la obesidad como segunda causa de muerte, tras el tabaquismo, en los países desarrollados e inciden en la necesidad de prevenirla a edades tempranas. Cada vez son más los niños que la padecen "e desde a comunidade escolar non podemos ser alleos e esa problemática nin á importancia do coidado da saúde", recalca el director del CEE, Rafael Lores.

El movimiento se demuestra andando y el centro, uno de los dos únicos de Galicia dedicados al alumnado con trastornos graves de conducta, trata de introducir de lleno a sus veinte alumnos en la alimentación saludable que ofrece la dieta atlántica. Los chicos aprenderán matemáticas, ciencias o lengua a través del diseño de los menús, la provisión de productos, su preparación en los fogones, la organización de charlas de expertos para familiares y vecinos y la confección de dípticos para distribuir en los centros de salud con la ayuda de las doctoras Concha Nogueiras y Teresa Valls. "As nosas máximas son a aprendizaxe e o servizo e isto é un proxecto social que xenera hábitos de vida saludable como unha boa alimentación e a práctica de exercicio", explica Marilú Bangueses, secretaria docente del colegio, que también incorpora este año un gimnasio con máquinas donadas.

Es el sistema por proyectos que los propios alumnos eligen en base a sus intereses y que sigue el centro desde hace cinco años con gran éxito. Alejarse de los libros de texto y las clases magistrales de la escuela ordinaria en la que estos jóvenes no encajan y optar por actividades prácticas sobre las que introducir los conceptos curriculares es la fórmula para conseguirlo.

El colegio se ha convertido en ejemplo a seguir en Galicia gracias a este modelo educativo y su comedor también va camino de serlo. El servicio mantiene las instalaciones y el personal del antiguo internado del Instituto Social de la Marina. Está dirigido por el equipo del CEE y da de comer no solo a sus veinte alumnos, sino también a doscientos más procedentes de los otros dos colegios de la parroquia nigranesa: el CEIP Arquitecto Palacios y la escuela infantil As Dunas. Los pequeños disfrutan cada día de un almuerzo cocinado allí mismo y sin recalentar. Y con la calidad de los productos de temporada y la selección de alimentos saludables que este curso les proporciona la llegada de la dieta atlántica. Nada que ver con las habituales cajas de catering que reciben a cualquier hora de la mañana en los comedores de decenas de escuelas.

Y todo prácticamente por el mismo precio. El director del comedor y profesor de cocina del centro, Álvaro Rey, explica que el secreto para no salirse del presupuesto está en "axustar os menús aos productos de tempada, con máis cremas de verduras ou sopas, por exemplo" y en la búsqueda de proveedores próximos. Un buen impulso al ajuste de costes será también la prevista ampliación de la huerta que los alumnos cultivan y del corral que cuidan.

n Fuente: Faro De Vigo