Gondomar prevé en 6 meses la urbanización del polígono de A Pasaxe por 3,4 millones

Han pasado 55 años desde la instalación del pequeño taller de cantería que, bajo unas rudimentarias chapas metálicas, dio origen al polígono de A Pasaxe. Uno de los principales enclaves industriales del sur de la provincia con más de un centenar de empresas y 3.500 trabajadores que se fue desarrollando a lo largo de medio siglo al margen de la normativa urbanística. Tras una década de gestiones políticas y tramitaciones administrativas, comienza al fin la cuenta atrás para hacer efectiva la legalización del parque industrial de Vincios. El Concello de Gondomar prevé iniciar las obras de urbanización en un plazo de seis meses. Así lo aseguró ayer el alcalde, Francisco Ferreira, tras firmar con el presidente de la asociación de empresarios de la zona, Javier Díaz Gonda, el proyecto de reparcelación y equidistribución de cargas y beneficios. Un documento necesario para poner en marcha los trabajos, que saldrán a concurso en las próximas semanas por un importe de 3,4 millones.

Se trata de la primera fase de la urbanización del polígono, que afecta a los 205.000 metros cuadrados ya ocupados por las naves. Los trabajos consistirán en asfaltar viales, mejorar la instalación eléctrica y el alumbrado y las canalizaciones de aguas. El Ayuntamiento promueve su desarrollo mediante sistema de cooperación, de manera que los propietarios de los terrenos asumen los gastos de los trabajos. El proyecto que se licitará próximamente fija el coste de la intervención entre 30 y 40 euros por metro cuadrado, de manera que el montante por parcela media -de unos 1.500 metros cuadrados- se sitúa en 52.500 euros por empresa. Ferreira asegura que estas cantidades serán finalmente menores porque la adjudicación de las obras rebajará el precio de salida. Además, para reducir el esfuerzo económico de los afectados, el regidor se compromete a reclamar apoyo económico a la Xunta, que ya se encargará de las mejoras de los accesos y la seguridad vial de la carretera a Porriño por medio millón de euros, cantidad que hay que restar al total del coste del proyecto. En todo caso, la asociación empresarial ya negocia con entidades bancarias para ofrecer líneas de financiación asequibles.

La segunda fase de la urbanización, la de los 400.000 metros cuadrados todavía libres, correrá a cargo de Zona Franca que ya ha anunciado una inversión de 20 millones de euros para habilitar las nuevas parcelas industriales. No habrá que esperar a que finalice la primera para que arranque. De hecho, Ferreira anunció que se reunirá con el delegado del Consorcio de la Zona Franca, David Regades, para abordar esta cuestión la semana que viene.

n Fuente: Faro De Vigo