«Overbooking» de socorristas

El coste del título oficial y los desplazamientos para sacárselo acaban superando los 2.000 euros y los dos meses al año de trabajo como socorrista en cualquier playa gallega no compensa la inversión. Es la razón por la que el Concello de Nigrán ha decidido pagar los gastos de formación a doce vecinos con gran éxito de convocatoria.

n

Sin banderas azules pero con socorristas de sobra. Las playas de Nigrán afrontarán el próximo verano sin el distintivo de calidad de las aguas por segundo año consecutivo, pero esta vez el gobierno municipal no las rechazará por no poder cubrir los puestos de salvamento, sino únicamente por convicción. Habrá vigilantes suficientes, al menos así lo esperan los dirigentes del Concello ante el éxito del curso gratuito que ofertan para obtener el título oficial. Un total de 26 personas se presentaron a la convocatoria, exclusiva para empadronados. Ocho fueron rechazados de entrada por proceder de otros municipios y por falta de documentación. Finalmente son dieciocho los que se disputan las doce únicas plazas existentes, cuatro de ellos miembros de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil do Val Miñor. El proceso de selección arrancó ayer con las pruebas acuáticas. El tribunal valorará los currículos de los aspirantes en los próximos días y las pruebas finalizarán el día 20 con entrevistas personales.

El ahorro es el principal atractivo del demandado curso. El coste del título oficial asciende a 1.300 euros y en Galicia solo lo imparte la Federación de Salvamento e Socorrismo de Galicia en A Coruña. Así que no son muchos los jóvenes que se deciden a realizar la inversión en las clases y desplazamientos, dada la temporalidad de los puestos de trabajo que les proporciona: dos meses al año en las playas. Esa es la principal razón por la que cada mes de junio los municipios de toda la comunidad buscan sin éxito hasta debajo de las piedras para cubrir sus puestos de socorristas.

El gobierno municipal de Nigrán quiso poner fin a esos infructuosos rastreos tras los profesionales y a la repetición constante de procesos selectivos sin llegar a cubrir ni la mitad de las plazas. El pasado verano, la Mancomunidade do Val Miñor incrementó los sueldos en un 12% y realizó hasta tres convocatorias, pero acabó contratando tan solo catorce de los 31 inicialmente previstos.

Las clases, impartidas por docentes de la academia BiG Formación, se desarrollarán durante 420 horas del 16 de abril al 30 de junio, con prácticas en la piscina de A Ramallosa, si el coronavirus lo permite. Discurrirán de forma intensiva: los jueves y viernes de 14.30 a 22.30 y los sábados y domingos de 9.00 a 19.00 con pausa para el almuerzo.

La obtención del diploma homologado en Nigrán no garantiza que los titulados se queden a prestar servicio en sus playas. Cabe la posibilidad de que se marchen a municipios que les ofrezcan mayores sueldos. El gobierno municipal no lo descarta, pero "nos quedaremos en toco caso con la satisfacción de haber facilitado el acceso al mercado laboral a estos vecinos", señala el alcalde.

n Fuente: Faro De Vigo