El colegio Carlos Casares aprovecha el parón escolar para renovar su pabellón

El Concello de Nigrán está aprovechando el parón de los centros educativos debido al decreto de alarma ante la crisis sanitaria del coronavirus para mejorar las instalaciones escolares.

Los trabajos empezaron esta semana con la instalación de parqué flotante en madera de fresno natural en el pabellón del CEIP Carlos Casares. La inversión municipal en esta actuación alcanza los 6.000 euros, que permitirá cubrir la totalidad de la superficie sobre la que previamente se pondrá una manta de polietileno. El firme del pabellón, que cuenta con una superficie de 146 m2, era de hormigón pulido.

El gobierno local de Nigrán cumple así con una demanda de la comunidad educativa, unos trabajos que generalmente se posponen al verano para no interferir con la actividad lectiva del alumnado. La obra la emprende el responsable de una carpintería de la zona que trabaja individualmente y sin interferencias con otras personas y estará lista esta misma semana.

n Fuente: Faro De Vigo